Lo que tenés que saber cuando te hagas un piercing en un local santafesino

La muerte de un joven santafesino por la colocación de un piercing y su posterior infección causó conmoción y preocupación en toda la comunidad. La ciudad de Santa Fe tiene regulada la actividad de tatuadores y colocadores de piercings desde hace 10 años, a través de la Ordenanza Municipal N°11299.

En la misma, se define que los locales habilitados para tal fin deberán cumplir una serie de requisitos, como por ejemplo contar con un seguro de responsabilidad civil y estar inscriptos como contribuyentes del Derecho de Registro e Inspección.

A su vez, deben cumplir con normativas de higiene del espacio físico donde se realizan las prácticas y esterilización de todos los elementos utilizados para las mismas, además de la utilización de agujas descartables que deben abrirse delante del cliente.

El tatuador o colocador de piercing debe tener las manos limpias, utilizar guantes descartables y barbijo. Debe llenarse una ficha de cada cliente que se deberá conservar por el término de dos años.

El local deberá acreditar su adhesión a un sistema de emergencias médicas. Por otra parte, los elementos utilizados deben ser descartados como residuos patológicos, de acuerdo a la Ordenanza N° 9.714.

 

Menores de edad

La normativa vigente establece que los menores de 16 años que pretendan realizarse tatuajes o piercings deberán contar con una autorización expresa de sus padres. El límite de edad fue modificado en la Ordenanza, ya que originalmente la norma lo establecía en los 18 años .

 

 

 

 

Compartí esta nota
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *