Ya está en marcha la creación de la Agencia Federal de Inteligencia

El Poder Ejecutivo Nacional ingresó este viernes 30 al Senado el proyecto de Ley. Legislarweb te trae los principales puntos y el texto completo de la normativa que podría tratarse en febrero.

El mensaje oficial resalta que esos esfuerzos se realizaron con «el convencimiento de que una sociedad no puede vivir sitiada por el miedo y mucho menos por la extorsión». ​Y revela que desde la firma del Memorándum de Entendimiento con Irán, el gobierno detectó que «desde la ex SIDE, integrantes de esos servicios de información comenzaron a actuar en contra de la decisión del Poder Ejecutivo Nacional y del Poder Legislativo». Afirma que por esa razón, fueron designadas nuevas autoridades al frente de la Secretaría de Inteligencia, para «proceder a un reordenamiento integral de ese organismo».

«No es sólo un cambio de nombre. No se trata de cambiar algo para que nada cambie. También es más profundo que la mera disolución de la ex SIDE», resume el Ejecutivo.

Los principales ejes de la reforma integral del sistema de inteligencia son:

-La disolución de la Secretaría de Inteligencia y la creación de la Agencia Federal de Inteligencia.
-La transferencia de las escuchas judiciales al Ministerio Público.
-La designación del director y subdirector general del organismo con acuerdo del Senado, que podrán ser removidos por el Ejecutivo.
-Se subordinan las actividades de inteligencia a los derechos y garantías legales, constitucionales y de tratados de derechos humanos.
-Se establece por ley la clasificación de los niveles de reserva de la información, asignando a cada uno un plazo de desclasificación. El Ejecutivo tendrá la facultad de ordenar la desclasificación en cualquier momento si se viera afectada la seguridad nacional.
-Se establecen mecanismos de protección de los datos personales para preservar el derecho a la privacidad de los ciudadanos.
-Se proponen políticas claras de captación de personal para la AFI.

La Agencia Federal de Inteligencia, creada en el segundo capítulo del proyecto de ley, será el órgano rector del sistema de inteligencia y estará a cargo de su dirección y coordinación, y de la producción de inteligencia ante amenazas internacionales como terrorismo, narcotráfico, lavado de dinero, trata de personas, ciberdelitos y delitos contra el orden económico y financiero.Las actividades de inteligencia interior «quedarán limitadas a la investigación en materia de delitos federales complejos, inteligencia criminal o atentados contra el orden institucional y el sistema democrático».

En los fundamentos resalta la «institucionalización y democratización» del sistema de inteligencia, con la transferencia del sistema de escuchas judiciales (la Dirección de Observaciones Judiciales) al ámbito del Ministerio Público. Esa transparencia está dada por la reforma constitucional de 1994, que dotó de autonomía y autarquía a ese órgano extrapoder, lo que garantiza la independencia de los fiscales del Poder Ejecutivo.

En los últimos párrafos del texto introductorio del proyecto se ratifica el «carácter reservado y/o secreto» de los gastos de la AFI y el sistema de inteligencia,y conserva la fiscalización de esas finanzas en cabeza de la Comisión Bicameral de Fiscalización de los Organismos y Actividades de Inteligencia del Congreso de la Nación. También se aumentan las penas para los delitos de interceptación ilegal de comunicaciones y se crean dos nuevos tipos penales: el espionaje ilegal, y incumplimiento de los controles de manipulación de las bases de datos por parte de los funcionarios públicos.

«Los argentinos hemos avanzado mucho en la construcción de la democracia», concluye el texto. Y continúa: «Sin embargo, aún hoy subsisten rémoras del pasado en instituciones que se han creído, ubicado y actuado por encima o por fuera de la democracia, en una palmaria prueba de una deuda de esa democracia con sí misma». El Gobierno define este proyecto como «un paso fundamental» en ese sentido, porque contiene «un mayor contenido democrático» y fortalece la política de inteligencia.

Sesiones extraordinarias

La creación de la AFI, fue adoptada a través del decreto 137/2015, publicado hoy con las firmas de la mandataria y del jefe de Gabinete de Ministros, Jorge Capitanich. «Convócase al Honorable Congreso de la Nación a sesiones extraordinarias desde el 1° hasta el 28 de febrero de 2015», ordena la disposición en su artículo 1°.

El temario de la convocatoria del Poder Ejecutivo abarca la consideración de «acuerdos para designaciones y promociones» así como de «tratados, convenios y acuerdos Internacionales», y la creación de la Agencia Federal de Inteligencia tras la disolución de la ex SIDE.

Según lo adelantado el lunes por la Presidenta en su mensaje en cadena nacional, la AFI tendrá un director y un subdirector que, si bien serán designados por el Ejecutivo, deberán pasar por la aprobación del Senado. Otro punto de saliente del proyecto es la transferencia del sistema de escuchas telefónicas a la órbita de la Procuración General de la Nación.

Una vez creada por el Parlamento, la AFI trabajará en un ámbito concreto de defensa frente a ataques externos o frente a delitos complejos por su globalización, como la trata de personas, el narcotráfico, el ciberdelito, o los delitos económicos.

Las actividades de inteligencia interna solo quedarán limitadas a la investigación en materia de delitos federales complejos, inteligencia criminal o atentados contra el orden institucional o constitucional que prevé el artículo 36 de la Constitución.

Aquí el texto completo del Proyecto de Ley

Fuente: Infojus Noticias

Compartí esta nota
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *