Mastrini: «Hoy ha muerto la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual»

Por Guillermo Mastrini (*)

Esa ley que reemplazará a la dictadura, que nos costó tanto conseguir, fue virtualmente derogada al darse validez, a mano alzada y sin registro del voto de los diputados, a un DNU que cambió el rumbo de la comunicación de nuestro país.

Ya festejarán los empresarios de las grandes corporaciones. No vi a ninguna asociación civil, ni de periodistas, ni sindicatos que apoyara el DNU de Macri. Al menos públicamente.

Las virtudes republicanas por las que suspiraba el PRO en la oposición son palabras al viento. Ni en el DNU ni en la votación del parlamento hay rastros de ella.

Pero a la hora de hacer el balance de esta derrota, también hay que señalar:

  • Si la ley se hubiese implementado de manera democrática, hubiera tenido una legitimidad social y política que no llegó a alcanzar en la misma dimensión que el consenso que logró su sanción.
  • Si el kirchnerismo no hubiera cambiado la ley de cautelares a favor del PEN limitando los efectos de las disposiciones judiciales, los decretos no estarían vigentes.
  • Si los mecanismos para la ratificación de los DNU no hubieran sido regulados por el kirchnerismo en favor del PEN, el DNU 267 tendria seria dificultades para ser ratificado.

Demasiados «errores» para que algo que costó tanto y tenía enemigos tan poderosos pudiera mantener vigencia.

(*) docente e investigador especializado en políticas de comunicación y derecho a la información.

Compartí esta nota
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *