Insisten con un proyecto de ley antitarifazo

Suspensión de los aumentos tarifarios de los servicios públicos de gas, electricidad, agua potable y cloacas, prohibición de nuevos aumentos por el plazo de un año, y los futuros aumentos, de los años subsiguientes, no podrán exceder el promedio del Coeficiente de Variación Salarial del año calendario inmediato anterior, son los puntos del texto.

El Bloque de diputados y diputadas nacionales del FPV-PJ, por iniciativa de su presidente Agustín Rossi, presentó hoy un nuevo proyecto para congelar tarifas.

La iniciativa es la continuidad a la propuesta ya presentada en materia tarifaria a comienzos de 2018. Ésta, junto con otras, resultó en la sanción de la Ley 27.443 que fue vetada en su totalidad mediante un decreto del Poder Ejecutivo.

En cuanto al contenido de la propuesta, se actualizan las disposiciones como: suspensión de los aumentos tarifarios de los servicios públicos de gas, electricidad, agua potable y cloacas, a partir del 1 de enero de 2019 retrotrayendo las tarifas al 31 de diciembre de 2018; prohibición de nuevos aumentos por el plazo de un año a partir de la sanción de la ley (en el caso de ser sancionada) y establece que los futuros aumentos, de los años subsiguientes, no podrán exceder el promedio del Coeficiente de Variación Salarial del año calendario inmediato anterior, a fin de garantizar tarifas justas y accesibles.

Asimismo, respecto a las garrafas de GLP, se propone derogar la Resolución 15/2019 que dispuso el aumento de su precio a partir del 1 de febrero de este año, y se prohíben los aumentos de esos precios de referencia durante 2019, plazo hasta el cual se encuentra vigente la emergencia social (Ley 27.345).

Según datos de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV), durante el período diciembre de 2015 – diciembre de 2018 las tarifas de la energía eléctrica se incrementaron un 2.303% para el consumo T1 – R1. En lo que hace a la tarifa de gas (R2 – 1, 500m3), el alza fue de 1.752%, en tanto que, en el caso del agua, el aumento acumulado en el mismo período (para el caso de usuarios residenciales no medidos) fue de 655%, afectando en particular a las zonas de bajos ingresos.

Si se consideran asimismo los aumentos en el transporte (que en igual período alcanzaron un 401% en el caso del tren, 329% en el colectivo y 222% en el subte), siguiendo siempre los datos de la UNDAV, la incidencia actual del gasto en los servicios de electricidad, gas, agua y transporte ha crecido de forma significativa, pasando del 6,3% del Salario Mínimo, Vital y Móvil a fines de 2015 a más del 23,5% en la actualidad, superando los registros de países como Uruguay (15%), Colombia (17,3%), Ecuador (19,4%), Perú (19,8%), Brasil (21%) y Chile (23%).

Compartí esta nota
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *