El padre Rincón, ciudadano ilustre post mortem

El Concejo Municipal aprobó días pasados un proyecto de declaración en el que declaró al sacerdote fallecido en diciembre pasado, como ciudadano ilustre post mortem.
La distinción, que surgió por iniciativa de Tomás Norman (PRO) fue recibida en el recinto por el padre Fray Juan Ambrosioni, superior de la orden franciscana en Santa Fe.
El padre Adriano Rincón estuvo 60 años al frente del Convento de San Francisco, y falleció el pasado 14 de diciembre.
Ambrosioni agradeció a los concejales y a las personas reunidas por este motivo en el recinto del cuerpo deliberante.
Luego recordó a San Francisco de Asís como ejemplo de amor y a la vocación de trabajo por los pobres.
“Esto es lo que también distinguió al Padre Rincón, ya que las personas se repiten en el ejemplo cuando se trata de evangelizar. Y fue esa tarea, la que dio lugar a la historia de nuestra ciudad, por eso se llama Santa Fe”, manifestó el sacerdote.
Por su parte, el concejal Norman explicó que el reconocimiento apunta a destacar la  “trayectoria intachable” del sacerdote, “ya que su vida, pública y privada, puede señalarse como ejemplo para las generaciones presentes y futuras”.
El padre Rincón ya había sido declarado en vida como Ciudadano Ilustre por el Concejo.
UNA VIDA DE SERVICIO
Rincón era oriundo de Córdoba y murió a los 97 años. Había iniciado sus estudios secundarios en el colegio franciscano de Córdoba. A los 18 años ingresó al convento franciscano de Catamarca. Luego se trasladó a Buenos Aires para completar los estudios en Filosofía y Teología. Allí se ordenó sacerdote en 1940 y al año siguiente celebró su primer oficio religioso, en su pueblo natal.
Desde 1953, Santa Fe contó con su presencia. Su opción de vida y prioridad fue atender a los pobres y necesitados: pasó los últimos 60 años de su vida al frente del Convento de San Francisco respondiendo a familias que solicitaban su ayuda. Asimismo, detectaba las necesidades de los alumnos de la Escuela San Francisco y respondía con copas de leche, comida, ropa y calzados.
Compartí esta nota
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *