Caso Maia: ¿cuántos niños se buscan en Santa Fe?

El caso de Maia Beloso, hallada luego de haber estado secuestrada tres días por un cartonero que se la llevó de Villa Lugano, obligó a mirar la situación que se registra en Santa Fe con los niños que están desaparecidos y son buscados en la actualidad.

Fuentes de la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia consultadas por Legislarweb dieron detalles del camino que se recorre al tomar conocimiento de la desaparición de un niño o niña en territorio santafesino.

Santa Fe tiene algunos casos emblemáticos aún sin resolver que involucran a menores de edad: el más antiguo es el de Bruno Gentiletti, desaparecido en Rosario en 1997; y el de Maxi Sosa, buscado desde 2015 en Ceres, en una causa judicial que llegó a involucrar a su propia abuela y la pareja de ésta.

Sin embargo, la mayor cantidad de casos están vinculados con las desapariciones de no más de 48 horas, generalmente de niños o niñas adolescentes o preadolescentes que están en medio de conflictos familiares.

Cuando un niño desaparece en Santa Fe, el gobierno provincial trabaja en forma coordinada con el Sistema Federal de Búsqueda de personas desaparecidas y extraviadas (SIFEBU), el mismo que intervino en la desaparición de Maia.

También interviene un abogado del Ministerio Público de la Acusación encargado de estos casos. La provincia cuenta con la ley Nº 12.545 que crea el Registro de Niños y Adolescentes, además de echar mano a la ley Nº 12.967 de protección integral de niños, niñas y adolescentes.

La restitución

Actualmente, la Provincia tiene tres búsquedas activas de niños, dos de los cuales están a la fecha localizados en toda la provincia y se está trabajando en la restitución con sus progenitores. En tanto, hay cuatro adultos cuyas situaciones de búsqueda se coordinan entre la Secretaría de Derechos Humanos y las Fiscalías intervinientes.

Para la restitución a la familia una vez hallado el menor de edad, se da intervención a la Secretaría de Niñez de la provincia. Dicha área evalúa, en base a lo que pueda contar el/la niño/a, el riesgo de que vuelva con la familia o se dicte una medida.

Según las fuentes consultadas, la situación de calle es uno de los elementos de alarma que se toma en cuenta a la hora de evaluar si corresponde o no restituirlo a su familia biológica.

«En Santa Fe se trataría de armar una estrategia de contención para la niña o niño y la familia, en caso de que se considere la mejor opción que vuelva con ella», completaron los voceros.

Compartí esta nota
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *